“Sé que sabrás perdonar mis extravíos, dijo, al fin y al cabo los dos somos lectores de poesía”, del libro Putas Asesinas.